BLOG

El ciclo de la vida, del inicio al fin

En este artículo queremos hablarte de las cosas que hay que tener en cuenta cuando somos responsables de un caballo. Tener en cuenta que durante la vida de tu caballo, pasarás diferentes fases que requieren de necesidades específicas según la edad que tenga tu compañero.

Las cosas que ya sabemos

En este apartado no vamos a alargar demasiado el temario porque es información que ya hemos hablado en muchos otros artículos, pero para hacer un resumen general anotaremos lo más significativo.

Los caballos son animales gregarios que no deberían vivir solos, lejos de sus compañeros equinos. Necesitan de la compañía de su especie para cubrir esa necesidad social tan importante para ellos. Necesitan estar estimulados con las cosas importantes y básicas para ellos, ir comiendo muchas horas poco a poco mientras caminan en busca de más recursos; agua, sales minerales,más comida…

A día de hoy, en el punto donde éstas necesidades básicas se cubren por completo, las encontramos en los Natural Paddock. Unos circuitos donde los caballos viven en grupos y pueden hacer su vida con unos espacios adaptados y diseñados para cubrir sus necesidades.

El ciclo de la vida de nuestro caballo

Cuando somos responsables de un caballo, debemos hacernos cargo de su bienestar. Decidir cómo queremos que viva será uno de los puntos más importantes que podemos ofrecerle para mejorar su calidad de vida y por tanto, nuestra relación con él (por desgracia aún tenemos diversas formas de pupilajes remotas a nuestros tiempo e información).

Cuando tienes un caballo joven, un potro por ejemplo, sus necesidades vitales están aflorando y necesita explorar para aprender (entre muchas otras necesidades). Tenerlo encerrado en un box o cuadra solo lo deprimirá emocionalmente (como a cualquiera) y cuando salga para “trabajar” estará tan exitado que no podrá aprender. Emocionalmente deberá cubrir unas necesidades que no tiene cubiertas (entre otras muchas)  y no estará relajado para ver qué le ofreces aprender ese día. Aunque lo intente, le costará horrores. 

Cuando tienes un caballo adulto (pero no senior), tendrá quizás las necesidades básicas de siempre pero con un requisito de estabilidad, de grupo, de saber donde está, con quién y qué hacen en cada momento. La curiosidad y exploración seguirán pero no con la potencia de cuando era potro.

Y cuando tienes un caballo senior en su etapa inicial, verás que las necesidades suelen estar más establecidas, con más rutinas marcadas en su día a día y cuidados posiblemente más específicos. Si en algún momento, este caballo mayor pasa a la etapa final de su vida senior, según se encuentre él (todos conocemos caballos con mil años estupendos hasta el final, pero hay muchos otros que no tienen la misma suerte), necesitará todavía más esos cuidados que hacen que su vida sea más fácil para él (cuando no tenga toda esa fuerza que tenía de joven).

Por eso hay que tener en cuenta qué queremos para él, en qué punto se encuentra el caballo para crearle el máximo bienestar.

Diferentes opciones, un mismo lugar

Visto que los años no perdonan a nadie, este es un punto en el que hay que reflexionar. Si tenemos claro cómo queremos que viva nuestro caballo, hay que buscarle un espacio donde nuestro compañero pueda hacer su vida y adaptarse a todas esas necesidades que irá necesitando a lo largo de sus años de vida. Cierto es que puedes ir cambiando de centro cada vez que te encuentres en una fase del ciclo de la vida, pero no es un cambio gratuito. Al menos no para el caballo. Él irá pagando el precio de perder el contacto con vínculos de amistad que le gustan, que le aportan tranquilidad, seguridad,… para ir a otro centro donde se encuentre desubicado durante un tiempo.

Lo importante es encontrar un centro, con tus mismos valores y compromiso, que os ofrezca diferentes espacios adaptados a diferentes edades y necesidades. Así no existirá la necesidad de tener que marchar del lugar por que no se ajusta a las necesidades actuales de tu caballo.

Instalaciones adaptadas para cada etapa de vida

Unas instalaciones que ofrezcan diferentes tipos de pupilajes en Natural paddock, Natural paddock de seniors, padocks dinámicos,etc te aseguran que pueden adaptarse perfectamente al momento actual de tu caballo. Y hacer pequeños cambios, sin necesidad de marchar del lugar, para que tu caballo siga haciendo vida de caballo hasta el final de sus dias. 

Cuando tienes caballos jóvenes o adultos con buena salud, podrían vivir en el Natural Paddock. Cuando el caballo empieza a entrar en la edad senior, y su marcha empieza a no seguir el ritmo del grupo, tendrías la opción del Natural Paddock de Seniors y, si éste último aún es demasiado exigente para su estado de salud, tendrías los espacios adaptados de los paddokcs dinámicos que le facilitarían la vida sin perder ningún requisito de sus necesidades vitales y sociales hasta el final de sus días.

Eso es para nosotras, LIBERTAD, RESPETO Y HARMONÍA.